Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Netflix no para de acumular datos

  • Noticias y Actualidad

Netflix

Los últimos estudios indican que el servicio de VoD Netflix está aumentando enormemente su consumo de ancho de banda, sometiendo las redes mundiales a una gran tensión. La transmisión de vídeo por Internet ya acapara el 58% del tráfico global y la compañía consume entre una media del 15% del total de conexiones de descarga, llegando al 40% en las horas más activas.

La proliferación de los servicios de vídeo bajo demanda es imparable, y está cambiando completamente el modelo de consumo de contenido audiovisual en la sociedad. Según el último informe elaborado por Statista, se prevé que en 2022 el número de hogares que cuentan con una suscripción de VoD aumentará de los actuales 250 millones hasta los 450 millones. En este cambio de modelo tiene mucho que ver la compañía Netflix, que desde su salto a la actual plataforma online no ha parado de crecer. Actualmente, según el último reporte de la firma de gestión de ancho de banda Sandvine, el gran tráfico que genera está sobrecargando las redes globales. Sus cifras indican que, a nivel general, la transmisión de vídeo por Internet consume el 58% del total de conexiones de descarga en la red, seguido por la navegación web (17%), los juegos online (7,8%), y las redes sociales (5,1%). Según dijo Sam Cullen, la vicepresidenta de marketing de Sandvine: “Los números para el video serán cada vez más altos a medida que más y más contenido vaya a alta definición y los usuarios pasen a 4K”.

En este contexto, Netflix acapara actualmente una media del 15% de todas las conexiones de descarga establecidas. Y durante las horas de más actividad llega hasta el 40% del tráfico de bajada. Además, el informe de Sandvine indica que el tráfico de subida de vídeo también está aumentando a gran velocidad, a medida que los usuarios suben más y más vídeos a diferentes plataformas en la nube. Y Netflix también genera un importante tráfico de subida, debido a las vistas previas de vídeo interactivas, que se activan en cuanto los usuarios comienzan a navegar por su interfaz web o sus aplicaciones para dispositivos móviles y Smart TV.

Pero Netflix y otras plataformas de vídeo bajo demanda no sólo están incrementando el tráfico de subida y bajada de datos en Internet, sino que están impulsando con fuerza el mercado de infraestructura para centros de datos especializada en el almacenamiento, procesamiento y transmisión de vídeo. Y se espera que la demanda de plataformas específicas para vídeo en los datacenter siga aumentando en los próximos años, ya que cada vez se emite más en alta resolución, y poco a poco el estándar 4K está aumentando su penetración en los hogares. Los expertos pronostican que la difusión de vídeo por Internet, en todas sus vertientes, se convertirá en uno de los mayores impulsores del crecimiento del ancho de banda y del mercado de infraestructura para centros de datos en la próxima década, y los servicios como Netflix van a tener un papel destacado en esta tendencia.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las página de nuestro colaborador Huawei.