Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Francia estimulará la economía digital apoyando a los centros de datos y a la industria tecnológica

  • Noticias y Actualidad

Paris Francia

El ejecutivo galo ha decidido reducir el impuesto a la electricidad aplicado a los centros de datos para dar un impulso a la economía digital. De esta forma pretende atraer nuevas inversiones hacia el mercado de los centros de datos, para competir con los países más fuertes del sector en la Unión Europea. Además, ha tomado otras medidas para apoyar a las empresas dedicadas a la computación de alto rendimiento (HPC).

El Ministro francés Édouard Philippe anunció esta medida durante un discurso en la sede de la compañía de software Dassault Systèmes, ubicada en Véliz-Villacoublay. Afirmó que la “Taxe intérieure sur la consommation final d’électricité” (TICFE) se reducirá de los actuales 22,5 euros/MWh a 12 euros MWh para ayudar a reducir los costos operativos de las instalaciones y atraer más inversiones al país. Teniendo en cuenta que los datacenter son infraestructuras con un elevado consumo eléctrico, Philippe afirmó que este incentivo “hará que Francia sea más atractiva en el contexto del Brexit y la Ley de la Nube, que automáticamente van a dar lugar a nuevas inversiones en suelo europeo”. Añadió que esta acción “no aumentará el consumo de energía de la industria”, debido a que, para obtener este beneficio, los operadores de centros de datos afincados en Francia deberán comprometerse a mejorar su eficiencia energética un 15% en los próximos 5 años. Esta nueva política ya está recibiendo valoraciones muy positivas por parte de grandes operadores, como Equinix y OVH, que actualmente están construyendo sus nuevas instalaciones en otras regiones, como Irlanda, Reino Unido, Alemania y los países nórdicos, pero que podrían volver sus miras hacia el territorio francés.

Por otro lado, el gobierno francés ha decidido apoyar a las empresas del sector de la computación de alto rendimiento (HPC). Como parte de este incentivo ha prometido invertir 44 millones de euros en los proyectos de I+D de las compañías Atos y CEA durante los próximos cinco años. Estas medidas forman parte de un plan más ambicioso, con el que las autoridades francesas quieren revertir el mal camino que ha ido tomando la economía digital en el país, en sus diferentes ámbitos. Para ello, según la información hecha pública, dedicarán una inversión total de unos 500 millones de euros entre todas las políticas de estímulo que van a poner en marcha. Como ejemplo de lo necesario que esto se ha vuelto para Francia, entre 2012 y 2015 ha sido el único país europeo en el que el número de robots por trabajador ha disminuido, y el retroceso también se ha vivido en otros sectores relacionados con la tecnología digital. El Ministro Édouard Philippe ha recalcado que: “aumentar la automatización y modernizar [una empresa] no significa que se deban reducir los empleos. Significa ganar en eficiencia, poder maniobrar con los márgenes, mejorar las condiciones laborales y permitir a los trabajadores enfocarse mejor en los requisitos del cliente”.

Para estimular aún más el sector tecnológico y digital, el gobierno francés planea implementar otras ayudas específicas, como un descuento del 40% en todos los equipos digitales que se adquieran entre enero de 2019 y diciembre de 2020. Esto podría representar un ahorro del 11% en las inversiones en sistemas de fabricación asistida por ordenador como impresoras 3D, software y sensores electrónicos. Y, también, creará una red de aceleradores tecnológicos a través de inversiones en instalaciones técnicas e industriales dedicadas a la investigación por todo el país. En opinión del Ministro, el estado o debe recurrir a una política excesivamente intervencionista, sino que debe jugar el papel de una federación, aprovechando las posibilidades que proporciona la financiación y la acción eficiente de los operadores “para beneficiar territorios, cadenas de suministro y empresas industriales”. A continuación, dijo: “Quiero darles a los empleadores franceses un nuevo incentivo para producir en Francia”. Pero ello no significa dar carta blanca a las subvenciones. Dejó claro que el objetivo de este plan no es financiar proyectos sin cuestionar su utilidad real, sino ponerlos bajo la lupa para determinar su calidad y viabilidad antes de otorgarles beneficios. Concretamente, dijo: “El dinero público es escaso y se debe gastar con mucho cuidado”.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.