Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El mercado de infraestructura componible crecerá rápidamente hasta el año 2022

  • Noticias y Actualidad

hiperconvergencia1

Según el último estudio de IDC, el nuevo mercado de infraestructura CDI (Componible/Desagregada) crecerá a un ritmo destacado hasta el año 2022, a medida que vaya cobrando importancia entre el sector empresarial que apuesta por la transformación digital. Se espera que para ese año el sector alcance los 3.400 millones de dólares.

El concepto de infraestructura componible/desagregada ha irrumpido en el entorno de TI empresarial para dar respuesta a la necesidad de las organizaciones de desplegar de forma ágil sus nuevas aplicaciones y servicios, dotando a los programadores de los recursos necesarios para hacer funcionar sus nuevos desarrollos de forma inmediata. La idea es trasladar al entorno empresarial la capacidad que tienen los grandes centros de datos en la nube para asignar recursos a las cargas de trabajo específicas de cada cliente de forma rápida y dinámica. Para ello se ha creado un nuevo modelo de infraestructura convergente, que también integra la computación, el almacenamiento, el software y la infraestructura de red en un mismo módulo, pero empleando hardware de alto rendimiento con la mínima latencia y un gran ancho de banda. Todo ello gobernado por un nivel de software capaz de servirse de los recursos de hardware de cualquier nodo que admita su API. Gracias a esto es posible asignar los recursos de forma más flexible, escalable y automatizada, proporcionando un aprovisionamiento dinámico adaptado a las necesidades de cada momento. Este nuevo concepto de infraestructura TI otorga a las compañías en proceso de transformación digital las herramientas que necesita para agilizar el despliegue de sus nuevos desarrollos. Sus creadores trabajan en dos frentes distintos para mejorar esta tecnología, que corresponden a los dos conceptos principales en los que se basa la infraestructura CDI: software “componible” y hardware “desagregado”, y se espera que en los próximos años ambas líneas de acción alcancen un gran desarrollo.

Esta tecnología nació en 2017 y durante ese año sus ventas sólo alcanzaron los 300 millones de dólares, pero los expertos esperan que se abra paso con fuerza en el entorno empresarial en los próximos años. Recientemente, IDC ha publicado su nuevo informe “Worldwide Composable/Disaggregated Infrastructure Forecast, 2018-2023”, en el que traza las líneas de lo que será este mercado en los próximos años. Sus analistas pronostican que este sector crecerá a una CAGR del 58% durante los próximos cinco años, llegando a alcanzar un valor de 3.400 millones de dólares para el año 2022. Por ahora se calcula que el segmento CDI sólo ocupa un 4,1% de todo el mercado de servidores y, dado su crecimiento potencial, los expertos opinan que puede atraer a los inversores interesados en ganar participación en este mercado durante los próximos años. Según afirmó Ashish Nadkarni, Vicepresidente del grupo de sistemas de infraestructura, plataformas y tecnología de IDC, “Las nuevas implementaciones de infraestructura TI en las instalaciones, principalmente en forma de nube privada, impulsarán inversiones agresivas en infraestructura componible/desagregada. La madurez de los nuevos tejidos de baja latencia y gran ancho de banda como NVMe-oF y Gen-Z, y las interconexiones asociadas acelerarán el desarrollo de productos y soluciones CDI más nuevas”.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.