Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

NetApp HCI: La nueva generación de hiperconvergencia

  • Reportajes

Jaime Balaña NetApp

Jaime Balañá, director técnico de NetApp Iberia, analiza, en esta Tribuna de Opinión, cuáles son las ventajas de la tecnología de hiperconvergencia de NetApp (HCI) para ayudar a las empresas a afrontar sus procesos de Transformación Digital y obtener una mayor ventaja competitiva.

Las empresas en la actualidad se están centrando en la aceleración de sus resultados para conseguir una mayor ventaja competitiva. Debido a la transformación digital, las compañías miran a la hiperconvergencia como una solución sencilla para conseguir un suministro constante de aplicaciones y servicios a la carta. En un futuro próximo extenderán este modelo al análisis masivo de datos, machine learning, bases de datos en memoria y aplicaciones de baja latencia. 

NetApp entra de lleno en este mercado con NetApp HCI: la nueva generación de infraestructura hiperconvergente.

Las soluciones hiperconvergentes permiten maximizar la eficiencia en el centro de datos combinando varios elementos en un solo dispositivo, abarcando la computación, el almacenamiento, la creación de redes, la virtualización, el software y otras tecnologías en un solo sistema. Todo ello definido por software.

Aparte de los ahorros inmediatos que conlleva la infraestructura hiperconvergente al no tener que adquirir componentes por separado, la simplificación en la gestión, la administración y la operación que se consiguen gracias al software, hacen que este tipo de soluciones se hayan convertido en las nuevas estrellas de los centros de datos.

Pero no todo son luces en el mundo de la hiperconvergencia. Algunas limitaciones en las arquitecturas de la primera generación de soluciones HCI, como el rendimiento en entornos con cargas mixtas y la escalabilidad, han hecho que la gran mayoría de estas soluciones se hayan limitado a proyectos de pequeña escala. Por tanto, la promesa de la consolidación de aplicaciones no se ha hecho realidad y ha provocado que se generen nuevos silos de recursos en la infraestructura, restando eficiencia a largo plazo.

NetApp HCI nace para solucionar estas limitaciones: añade rendimiento predecible, escalabilidad fácil y flexible, y automatización e integración con las capas de aplicación, evitando así que se creen esos ineficientes silos de recursos.

Gracias a que NetApp HCI está basado en el sistema de almacenamiento All-Flash NetApp SolidFire y a su Quality of Service, el rendimiento está garantizado para cada una de las aplicaciones. Esto asegura que las necesidades de unas cargas no afecten a las otras y permite consolidar la práctica totalidad de las aplicaciones, incluidas las más críticas para el negocio, en una sola solución.

Con NetApp HCI la flexibilidad a la hora de crecer es total, ya que permite ampliar los recursos de computación y almacenamiento independientemente unos de otros. De esta manera, se evita el desbalanceo en el que se incurre en los HCI de primera generación en los que, al tener una relación fija entre computación y almacenamiento, es necesario ampliar ambos al mismo tiempo, dándose casos en los que se obtenía más almacenamiento del necesario o más computación de la requerida, añadiendo así unos costes de licencias más elevados.

La automatización de todas las tareas rutinarias como la provisión, el despliegue de infraestructura y la administración permite que los clientes puedan simplificar todas sus operaciones, haciendo que sus procesos sean más agiles y permitiendo la adopción de metodologías como DevOps.

Gracias al software de despliegue de NetApp HCI, el sistema puede estar funcionando en menos de 30 minutos, y gracias a sus robustas y variadas APIs permite la integración con herramientas de orquestación, backup y recuperación ante desastres.

Data Fabric: Habilitando la nube híbrida

Data Fabric de NetApp es un modelo que posibilita la gestión de los datos independientemente de la infraestructura en la que residan. Los productos y servicios que componen Data Fabric están diseñados para ofrecer a los clientes la agilidad necesaria para mover sus datos de forma rápida y eficiente, hacia y desde la nube, recuperarlos de la nube y moverlos de un proveedor de servicios a otro a medida que cambian los requisitos empresariales.

Data Fabric permite mejorar la portabilidad, visibilidad y protección de datos, reduciendo el bloqueo y permitiendo que todo el potencial de los datos sea aprovechado, independientemente de si están en un centro de datos local o en la nube (pública o híbrida).

NetApp HCI es un punto más de conexión al Data Fabric de NetApp, lo que permite que las aplicaciones no estén restringidas al centro de datos local y se evite la creación de silos de infraestructura.

Con el rendimiento asegurado, la flexibilidad a la hora de crecer, la automatización y la conexión a Data Fabric, NetApp HCI cumple con todas las promesas de la hiperconvergencia y añade mucho más, solucionando las limitaciones de las propuestas anteriores y permitiendo que el uso de HCI se extienda a todos los rincones de los centros de datos. #DataDriven

Jaime Balaña, director técnico de NetApp Iberia

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestro colaborador NetApp.