Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

El mercado de almacenamiento en cifras y su evolución

  • Reportajes

tendencia

Todos los sistemas de TI de las empresas, las múltiples redes sociales, los servicios para compartir datos, y otro sin fin de campos de la tecnología se basan en tres pilares: los procesadores, las comunicaciones y el almacenamiento. Este último aparece como uno de los que tiene mayor evolución y crecimiento en estos momentos.

 No es vano que en los dos últimos años se estima que hemos generado, y almacenado, más información que en toda la historia precedente de la humanidad. Y es que, con un incremento exponencial de datos, se necesitan capacidades crecientes de almacenamiento de todo tipo.

Las cifras indican que el mercado de almacenamiento experimentará un crecimiento de en torno a un 25% entre 2016 y 2022, alcanzando un volumen de unos 97.500 millones de dólares en 2022. Un gran salto, teniendo en cuenta que en 2015 el mercado global de almacenamiento “apenas” alcanzaba una cifra de unos 21.200 millones de dólares. Y es que el incremento de la demanda de almacenamiento de bajo coste para copias de seguridad y protección de datos está creciendo tanto entre las grandes corporaciones como en las empresas pequeñas. A esto se suma que las regulaciones en ciertos campos obligan a las empresas a mantener el registro de transacciones durante un largo periodo de tiempo. Por no mencionar los millones de fotos y vídeos que los usuarios finales suben diariamente a redes sociales y servicios para compartir las vivencias y experiencias.

 

Aunque desde nuestra visión occidental pensamos que el eje de la transformación digital y el almacenamiento está en países cercanos, lo cierto es que el área de Asia y el Pacífico es la que se estima que tendrá en mayor crecimiento en un futuro cercano con el factor de CAGR (Compound Annual Growth Rate - tasa de crecimiento anual compuesto) más elevado. Le sigue en importancia la región denominada en ocasiones como LAMEA, que incluye Latinoamérica, Europa, Oriente Medio y África, donde se está viendo una adopción, lenta pero firme, en cuanto a la adopción de soluciones de almacenamiento en la nube, en prácticamente todos los sectores, desde los estatales al comercio o la salud.

Nube híbrida, privada o pública

En esta área, el almacenamiento de nube híbrida, privada-pública, es la que mueve el mercado de forma más notable. Y es que, aunque podemos ver el mercado de almacenamiento como algo global, en cuanto a proveedores, tecnologías y servicios, lo cierto es que debido no sólo a temas de regulaciones sino también por eficacia, se tiende a usar un sistema de almacenamiento que esté cercano al cliente o usuario final. O que, simplemente, pertenezcan a una determinada zona común por normativas similares, como la Unión Europea, que facilitan el uso de estos servicios por parte de empresas y entidades gubernamentales, sin necesidad de certificaciones adicionales. Y esto hace que siga habiendo espacio tanto para el gran concentrador regional de datos, como para el almacenamiento dentro de las empresas.

 

Para muchas empresas, la elección entre llevar su almacenamiento de datos a la nube, mantenerlo en local o usar un sistema mixto viene determinado tanto por la cantidad de datos que manejan y cómo los gestionan, así como por el cumplimiento de regulaciones. Por ejemplo, si una compañía necesita aumentar su capacidad de almacenamiento, logrará hacerlo con menor inversión llevando los datos antiguos o menos usados a una nube externa, descargando así los sistemas propios, on-premise, para los datos más recientes o que se acceden con más frecuencia. La nube híbrida ayuda a las compañías a beneficiarse de los “containers”, que mueven la carga de trabajo entre las diferentes nubes. Los containers también aportan clustering y orquestación de los datos. Lo cual ayuda a los administradores a gestionar todo el almacenamiento de forma centralizada y fiable. Siempre que las características de privacidad de los datos permita moverlos fuera de los sistemas internos, sin incurrir en el añadido de medidas adicionales de protección, como cifrado, que pueden incrementar el coste y aumentar la complejidad de su gestión. Unos requisitos que, en ciertos casos, obliga a seguir pensando en almacenamiento interno como principal destino para colocar los valiosos datos empresariales.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.