Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El almacenamiento en cinta en la era cloud

  • Noticias y Actualidad

almacenamiento datos

La tecnología de almacenamiento de datos en cinta lineal (LTO) existe desde hace muchos años, pero aún se considera como uno de los sistemas de almacenamiento a largo plazo más seguros y fiables. Con la llegada de los servicios en la nube ha encontrado competencia, pero sus creadores han sabido mantener e, incluso, incrementar su mercado en los últimos años.

Tradicionalmente, las organizaciones han empleado cintas LTO para el almacenamiento externo de datos a largo plazo y para las copias de seguridad, ya que permite guardar de forma segura la información en un soporte que se mantiene offline y que ofrece la mejor relación de precio por gigabyte. Con la popularización de las plataformas cloud muchas empresas han decidido trasladar su infraestructura TI a la nube, migrando desde el almacenamiento general hasta las copias de seguridad y las soluciones de recuperación ante desastres. Esto podría haber afectado muy negativamente al mercado LTO, pero lejos de quedarse atrás, sus impulsores han continuado el desarrollo de esta tecnología, aumentando su capacidad y prestaciones, y mantienen una gran cartera de clientes que aún confían en esta solución. De cara a los próximos años, han diseñado una ambiciosa hoja de ruta para aumentar enormemente su capacidad, y tienen planes de expansión de su mercado. Podría parecer algo ilógico, considerando el avance imparable de las soluciones de almacenamiento en la nube, pero el complicado panorama de la ciberseguridad ayuda a poner en valor las soluciones de almacenamiento puramente offline, y los proveedores de soluciones LTO no van a dejar pasar la oportunidad.

Desde diferentes sectores empresariales se está cambiando de concepto en cuanto a la copia de seguridad de los datos. El esquema más común que se estaba siguiendo hasta ahora seguía la regla 3-2-1, que establece que se deben tener tres copias de los datos, en dos tipos diferentes de medios, y una de ellas fuera del sitio. Esta última es la que estaba pasando de guardarse en cinta a enviarse a una plataforma en la nube, de cara a tener un sistema de recuperación frente a desastres eficiente, que pueda mantener en marcha las operaciones de la empresa en caso de que sufran fallos en la infraestructura principal. Pero debido a la creciente amenaza de los ataques cibernéticos, muchas empresas están viendo que se requiere otro planteamiento, como el de la norma 3-2-1-1, que establece que se deberían realizar tres copias de los datos, en dos tipos de medios diferentes, almacenar una de ellas fuera del sitio, y otra que se encuentre sin conexión. Básicamente es lo mismo que en la norma anterior, pero recurriendo a un soporte totalmente offline para garantizar la integridad de los datos. Y la cinta LTO es una de las mejores opciones. Por un lado, admite la compresión de archivos y permite un cifrado de alto nivel de los datos. Por otro, ofrece una relación de precio por gigabyte inalcanzable con otros medios de almacenamiento, siendo con diferencia el más barato. Con este planteamiento sobre la mesa, muchas empresas que utilizan el almacenamiento en cinta lo van a seguir haciendo, al margen de sus planes de migración a la nube, y otras nuevas se plantean introducir esta tecnología para garantizar la integridad de sus datos.

En un informe publicado por los proveedores de LTO (HP, IBM y Quantum), en 2017 se realizaron envíos de soportes de cinta con un total de 108.457 Petabytes, un 12,9% más que el año anterior. Mientras la capacidad ha subido, el número de soportes enviados ha descendido, ya que los clientes están optando por las unidades LTO-7 de más capacidad. Además, otros se están conteniendo el gasto, preparándose para la inminente llegada de la nueva versión LTO-8, que alcanzará un máximo de capacidad de 12 Tb y de hasta 30Tb de datos comprimidos, frente a los 6/15 Tb de LTO-7. A esto se suma que se está gestando una masa de posibles nuevos clientes, preocupados por la pérdida de datos debida a ciberataques, están considerando implementar un sistema de copia de seguridad en cinta. Estos motivos, y la creciente cantidad de datos que las empresas reciben desde diferentes canales, llevan a los expertos a prever que en 2018 se supere la cifra de capacidad de 2017. Y, probablemente, en 2019 el sector verá un cambio a mejor, a medida que el nuevo formato genere más demanda.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.