Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El Pentágono se replantea su plan de modernización TI

  • Noticias y Actualidad

El Pentágono

Desde hace algún tiempo el Departamento de Defensa estadounidense está estudiando la mejor forma de actualizar su infraestructura tecnológica, y su enfoque ha cambiado varias veces. Ahora, han decidido lanzar un nuevo concurso para captar las propuestas de todos los posibles proveedores de servicios de nube empresarial.

El nuevo CIO del departamento tecnológico del Pentágono, Dana Deasy, ha decidido replantear el plan de actualización de sus sistemas tecnológicos, el denominado contrato de Infraestructuras de Defensa Empresarial Conjunta (JEDI). La propuesta inicial, que ha sido modificada en varias ocasiones, no ofrecía una visión adecuada de las necesidades del departamento, y contemplaba el contrato con un único proveedor de servicios durante un tiempo prolongado. Pero, tras revisar el plan, el nuevo responsable tecnológico ha decidido paralizar el proceso hasta haber redactado una propuesta realista sobre las necesidades del Departamento de Defensa, que capte la atención de los diferentes proveedores de servicios TI empresariales. Deasy ha entendido que tanto las empresas como las instituciones públicas necesitan la flexibilidad que se consigue al emplear diferentes servicios en la nube, recurriendo a una estructura más compleja pero con más posibilidades para adaptarse a sus necesidades de cara al futuro. Actualmente ya utilizan diferentes nubes, pero su infraestructura está dispersa e inconexa, y necesitan una organización más interrelacionada e inteligente. Para lograr una modernización adecuada de sus sistemas, su objetivo es publicar una solicitud de propuestas (RFP) que atraiga más ofertas de las empresas del sector privado y les permita elaborar planes específicos para las complejas necesidades tecnológicas del Departamento de Defensa.

Este ambicioso plan abarcará la modernización TI de todas las ramas de las fuerzas armadas y, en principio, tendrá una duración de 10 años. Se trata de un jugoso contrato que podría garantizar grandes beneficios a la empresa elegida. Desde hace algún tiempo se rumoreaba que se iba a conceder a un único proveedor, con la excusa de que sería la mejor forma de reducir la complejidad y controlar mejor los costes. Pero estos argumentos no han convencido al nuevo responsable quien, en vez de cerrar el trato en despachos a puerta cerrada, prefiere lanzar una oferta mejor diseñada, más transparente para la industria y para el Congreso de los Estados Unidos, y que esté abierta a todos los posibles interesados. Esto ha supuesto un parón en el proceso, pero Deasy ha declarado que la demora continuará hasta que tengan lista la oferta, y que no se trata de poner una fecha para la publicación de la RFP, sino de diseñarla adecuadamente y atraer las propuestas de todos los posibles candidatos. Para ello se está realizando una revisión completa del proyecto, que finalmente debería reflejar de forma clara y concisa las necesidades del departamento de cara a su estrategia de modernización tecnológica, como haría cualquier empresa inteligente en la misma situación. Los implicados afirman que están cerca de terminar, pero aún no se ha dado una fecha, ni se sabe si finalmente la adjudicación será a un solo proveedor o si se optará por una solución de proveedores múltiples. Lo que sí parece claro es que no hay intención de cerrar un contrato que obligue a mantener los servicios con una única compañía durante los diez años previstos en principio, sino que se buscará un compromiso que no obligue al estado a seguir con la misma compañía más allá de dos años.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.