Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Al 77% de las personas no les preocupa el tratamiento de sus datos

  • Noticias y Actualidad

Seguridad, Datos, Inteligencia

Una investigación revela que, aunque los consumidores están más enterados que nunca de cómo las empresas recopilan y utilizan su información personal, la mayoría adopta una actitud despreocupada acerca del tratamiento que se hace de sus datos.

La Global Alliance of Data-Driven Marketing Associations (GDMA), en colaboración con el Instituto de la Economía Digital de ESIC (ICEMD), ha realizado una investigación de alcance global acerca de la percepción que tienen los consumidores del uso que hacen las empresas de sus datos personales. Durante la elaboración de este estudio, denominado “Privacidad de datos en el mundo: lo que realmente piensan los consumidores”, se ha comprobado que gracias a la gran difusión que se está dando a la nueva normativa de protección de datos GDPR, las personas son más conscientes que nunca de cómo las compañías recopilan y utilizan sus datos. Además, revela que el 77% de ellas adopta una actitud pragmática o despreocupada hacia el tratamiento de su información personal, independientemente de las diferencias culturales, de la madurez de la economía de datos en su país de origen y del estrato sociocultural del que provenga.

Según este estudio el 51% de los consumidores en los 10 mercados mundiales se consideran “pragmáticos de datos”, lo que significa que decidirán en cada caso concreto si ceden o no su información personal, en función de los beneficios que puedan obtener de ello. Y en países como Singapur, España y Estados Unidos esta cifra asciende al 60%. En general, un 26% de las personas siente poca preocupación acerca de la forma en que se recopilan y utilizan sus datos personales, constituyendo el grupo de los “despreocupados”. Esta cifra es superior en países como Alemania (34%) y Países Bajos (35%). El último grupo, el de los “conservadores” que no aceptan la cesión de su información personal, constituye el 23% de la población encuestada en general. El porcentaje de esta categoría es menor en países como Argentina (16%) y Singapur (17%).

Según ha declarado Chris Combemale, miembro de la junta de GDMA y CEO de DMA Group, “Estamos en una nueva era de la privacidad de los datos. Se han planteado preguntas sobre si los principales escándalos con los datos y las conversaciones sobre el valor de nuestros datos personales están teniendo un impacto en las preocupaciones de los consumidores sobre cómo se usa y administra su información. De hecho, nuestra investigación muestra que las actitudes de los consumidores están cambiando de una manera positiva que nos hace sentir optimistas”. Además, dijo que, “En general, las personas entienden el valor de compartir sus datos personales como parte de una economía moderna. Pero, a medida que avanzamos, será un desafío ver cómo las empresas pueden sacar provecho de esta actitud positiva de los consumidores y garantizar que la relación de los consumidores con la economía de datos no termine con una reacia aceptación de su existencia”.

Por otra parte, esta encuesta global revela que, aunque el 74% de las personas sienten algún grado de preocupación por la privacidad online, el 51% aún está dispuesto a compartirla, siempre que pueda obtener beneficios de ello. Otra cifra reveladora sobre el cambio de percepción de la privacidad es que el 41% de los consumidores entiende que compartir datos es esencial para el buen funcionamiento de la sociedad actual, pero el 38% opina que debería tener la responsabilidad final de la seguridad de sus datos, frente al 15% que cree que debería estar en manos de las instituciones gubernamentales, y el 5% que debería ser cosa de las empresas. Los países donde más personas creen que ellos mismos deberían tener estos derechos son Alemania (49%), Australia (46%) y Reino Unido (46%). Por su parte, en España y en los Países Bajos el 24% y el 23%, respectivamente, creen que esta responsabilidad debería estar a cargo del estado. De este estudio se extrae la conclusión de que en todos los países la base de una economía de datos saludable debe sustentarse en el control y la transparencia, pero también en la confianza que las empresas sean capaces de generar en el público. En este sentido, el 51% de las personas opina que esta confianza es clave para decidir si comparten o no su información personal con una empresa o institución, mientras que el 86% reclama más transparencia y el 83% más control sobre sus datos, como base para generar la confianza necesaria en las organizaciones que los manejan.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.