Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Una nueva red de almacenamiento para apoyar a la ciencia

  • Noticias y Actualidad

Investigación

El desarrollo científico debe mucho a la colaboración entre diferentes investigadores, que comparten su información para avanzar en sus proyectos. Para potenciar esto en la era digital las universidades estadounidenses van a crear una nueva red abierta de almacenamiento de datos que conectará los sistemas de cada centro, creando un nuevo ecosistema de colaboración más accesible, eficiente y seguro.

Investigadores de diversas universidades estadounidenses, encabezados por el astrofísico Alex Szalay de la John Hopkins, se han embarcado en un proyecto para crear una red de datos abierta que conectará los sistemas de almacenamiento de diferentes centros. Esta iniciativa pretende construir una enorme red abierta de almacenamiento que apoyará la colaboración en la investigación científica, proporcionando acceso a los datos a los investigadores de todo el país. Para ello han contado con una inversión de 1,8 millones de dólares de la National Science Foudation (NSF) para poner el proyecto en marcha, pero sus desarrolladores estiman que el coste total de la red sería de entre 20 y 30 millones de dólares entre hardware y software, un precio que consideran bajo, comparado con los beneficios que puede proporcionar a la investigación científica. Según declaró Szalay, “el objetivo es crear un sustrato de almacenamiento nacional robusto y de fortaleza industrial que pueda impactar al 80% de la comunidad de investigación de NSF”. Esta nueva infraestructura podría convertirse en una de las redes de almacenamiento distribuidas más grandes, que podría alcanzar hasta 200 Petabytes, y según sus desarrolladores podría cambiar por completo el panorama académico de Big Data. Además de proporcionar una base para compartir información sobre los desarrollos e investigaciones científicas de las universidades conectadas, su enfoque supondría un importante ahorro en tecnología.

En el anuncio publicado por la National Science Foundation se informaba de que la nueva OSN (Open Storage Network) será en principio un proyecto piloto de investigaciones en las instituciones participantes. Durante la fase inicial está previsto que los desarrolladores se aseguren de que sea fácil de usar, tenga un buen rendimiento, permita el acceso desde diferentes puntos de Internet, sea segura y confiable, tenga adecuadas protecciones de la privacidad y preserve bien los datos. Sobre la red inicial se agregarán diferentes capas adicionales de software y servicios, y varias de sus partes dependerán del servicio de administración de datos Globus, que ya está siendo ampliamente utilizado para mover datos en la comunidad científica.

El Subdirector en funciones de Informática, Ciencia de la Información e Ingeniería de NSF, Erwin Gianchandani, dijo: “Estamos entusiasmados de apoyar a OSN para ayudar a satisfacer las necesidades de los investigadores en la era actual de descubrimiento e innovación basada en datos. El equipo de OSN y sus colaboradores de apoyo crearán una comunidad para multiplicar el impacto de las inversiones previas y actuales de la NSF y asegurar una infraestructura de datos integral que será vital para el futuro de la empresa científica y de ingeniería de nuestra nación”.

La aportación de la NSF se basa en una subvención inicial de 1 millón de dólares concedida en 2017 por Schmidt Futures, una iniciativa promovida por el expresidente de Google y Presidente Ejecutivo de Alphabet, Eric Schmidt. Con los primeros fondos disponibles se quiere poner en marcha la construcción de los primeros prototipos de sistemas de transferencia de datos de gran capacidad y bajo costo para la nueva red, diseñados para adaptarse a la velocidad de una conexión de red de 100 Gb con un número reducido de nodos. Según dijeron los responsables de la NSF, este sistema ayudará a garantizar que la OSN pueda implementarse en muchas universidades de los Estados Unidos. Por su parte, el científico en jefe de Schmidt Futures, Stuart Feldman, dijo: “Estamos entusiasmados de apoyar el prometedor trabajo del profesor Szalay diseñando y probando estos impresionantes dispositivos de almacenamiento, y queremos que muchas unidades de petabytes de diseño abierto sean ensambladas y desplegadas en y para las universidades. Aplaudimos la inversión de NSF en Open Storage Network como un paso clave para permitir la investigación que requiere cantidades realmente enormes de datos”.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.