Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Reino Unido solicita un nuevo modelo de intercambio de datos con la Unión Europea

  • Noticias y Actualidad

brexit

En el marco de las negociaciones para el Brexit las autoridades británicas han pedido que se cree un nuevo modelo de intercambio de datos entre Reino Unido y la Unión Europea. El objetivo es encontrar una solución que refleje la particular y estrecha relación existente entre su país y el resto de Europa, mientras se garantiza el estricto cumplimiento con la normativa GDPR.

El equipo británico que está negociando las condiciones del Brexit acaba de presentar el documento Framework for the UK-EU partnership Data protection, una propuesta para redefinir el modelo de intercambio de datos con la Unión Europea. El objetivo es crear un marco que permita, tras la salida del Reino Unido, el libre flujo de información garantizando la colaboración mutua para la protección de datos, en cumplimiento de la nueva ley GDPR. Así se establecerían las bases de la futura relación bilateral en el ámbito del tratamiento y la seguridad de la información, en un acuerdo que se cerrará a finales de este año.

Según lo plantean los representantes británicos, esta asociación debe proteger los intereses y valores compartidos por ambas partes, asegurando que se actúe conjuntamente en beneficio mutuo, con un enfoque que engloba tanto a la Unión Europea como al Reino Unido y sus territorios de ultramar. La idea propuesta tiene dos puntos centrales. El primero se basa en la asociación económica, que debería cubrir más sectores y con una cooperación más profunda. El segundo es la garantía y el fortalecimiento de la seguridad ante las amenazas crecientes en diversos ámbitos, entre los que se incluye la información almacenada y compartida de los ciudadanos de ambos territorios. Esta cuestión se debería plantear teniendo en cuenta la constante evolución de los riesgos y las tecnologías asociadas.

Ambas partes han acordado conjuntamente la estructura para las conversaciones sobre este futuro marco regulatorio, reflejando la amplitud de la asociación que Reino Unido y la Unión Europea están construyendo. En ellas se tratarán múltiples temas, entre los que la protección de datos se considera una cuestión transversal, que se debe abordar conjuntamente para establecer las normas que regirán el intercambio y la protección de datos personales. La nueva regulación GDPR establece un marco mucho más restrictivo para la gestión de la información de los ciudadanos, y exige mayor rigor en su gestión y su protección, aspectos que deben constituir las bases de la relación mutua en todos los ámbitos, incluyendo las asociaciones económicas y de seguridad. Mediante este acuerdo se podrá evitar la interrupción de los flujos de datos transfronterizos, garantizando a su vez el respeto a los derechos de los ciudadanos.

Con la presentación de esta propuesta, los representantes británicos quieren mostrar su profundo compromiso con sus socios de la Unión Europea para el libre flujo de datos, respaldando los nuevos estándares de protección que se están implantando en la Zona Euro para garantizar los derechos de sus ciudadanos. En la conclusión de esta propuesta se desglosan las características principales de este acuerdo, destacando una serie de puntos que serían legalmente vinculantes:

- Proporcionar fuertes protecciones de privacidad para los ciudadanos del Reino Unido y la Unión Europea, cuyos datos fluyan entre ambas regiones.

- Reforzar la asociación continua, especialmente en cuestiones económicas y de seguridad.

- Proporcionar una mayor certeza para los consumidores, las empresas, las fuerzas del orden y las autoridades públicas.

- Mejorar el cumplimiento de las normativas conjuntas para la protección de datos.

Según plantean los negociadores de Reino Unido, sin un acuerdo de estas características existirían grandes riesgos para la población y los estados. Por ejemplo, se vería comprometida la protección de los derechos de los consumidores en sus transacciones internacionales. También se plantean riesgos para la seguridad ciudadana si no se gestiona adecuadamente la información de forma que facilite la investigación de delitos graves y la lucha contra el terrorismo. Además, consideran que sin un adecuado y seguro manejo del flujo de la información existirían riesgos de interrupciones en la entrega de bienes y servicios. Y esto perjudicaría seriamente la economía del Reino Unido y la Unión Europea, que son profundamente interdependientes en el ámbito de los negocios.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.