Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Refrigeración líquida para minimizar el consumo de los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Centro de datos

El elevado consumo eléctrico de los centros de datos tiene mucho que ver con los sistemas de enfriamiento, que pueden consumir mucha energía. Una buena solución para reducirlos es apostar por sistemas de refrigeración líquida.

Los componentes electrónicos que forman parte de las estructuras críticas de un centro de datos generan mucho calor y es preciso enfriarlos para que funcionen de forma óptima y no sufran daños por exceso de temperatura. Para ello se emplean sistemas de refrigeración por aire, que son costosos y que consumen mucha energía. Según una información facilitada por la compañía 3M, el 38% de la electricidad necesaria para ejecutar las operaciones en un Centro de Datos se dedica solamente a enfriar la tecnología. Otro factor negativo de la refrigeración por aire es que condiciona en gran medida el tamaño y la organización interna de los centros de datos, ya que es preciso diseñarlos teniendo en cuenta la mejora forma de enfriar el ambiente y extraer el calor generado por las máquinas.

Estos sistemas, además, causan un importante impacto ecológico por emisiones de CO2, que se mide en función de su consumo energético. Según un informe presentado por Technavio, los centros de datos consumen anualmente entre el 2,5% y el 4,5% de toda la electricidad a nivel mundial y generan entre el 1,5% y el 2,5% de los cases de efecto invernadero. Con la creciente tendencia a construir nuevas instalaciones para dar soporte a la demanda de plataformas de servicios en la nube, se está poniendo el foco en formas de reducir la huella de carbono de la industria.

Todos estos factores conducen a la inevitable conclusión de que se deben buscar alternativas más económicas y eficientes, que no condicionen tanto la propia estructura de los centros de datos. Desde hace años la refrigeración líquida, en sus diferentes vertientes, se ha postulado como la mejor solución, tanto para computadoras y servidores de alto rendimiento como para matrices de almacenamiento. Consume menos energía, es capaz de enfriar más que los sistemas basados en aire y la tecnología es más adaptable, permitiendo una mejor gestión del espacio disponible en las salas de los centros de datos.

Existen diferentes tecnologías de enfriamiento basadas en líquidos, pero la que más éxitos está cosechando es la refrigeración por inmersión, que permite introducir equipos completos en tanques con líquidos que no dañan los componentes. Estos fluidos, como la última versión del Novec de 3M, presumen de tener un PUE (Power Usage Effectiveness) de hasta 1.02. Este dato expresa la eficiencia de un sistema comparando la cantidad de energía que consume con la que llega realmente al equipo. De esta manera, se puede calcular el coste en electricidad de los sistemas asociados, en este caso el de refrigeración. Esto viene a significar que se necesita menos del 2% de la energía utilizada por ese equipo para poder enfriarlo, una cifra muy inferior a la que se logra con los sistemas de refrigeración por aire, ya sean directos, indirectos o mixtos.

Las ventajas de esta tecnología están llevando a la construcción de nuevos centros de datos más eficientes en materia energética y en gestión del espacio, que es lo que demanda la industria, al menos en los próximos años. Según la investigación realizada por Technavio, entre 2018 y 2022 el mercado de la refrigeración líquida por inmersión tendrá una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) de más del 44%, aunque este impulso inicial sufrirá de un descenso del crecimiento interanual.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.