Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los usuarios buscan beneficios en sus datos

  • Noticias y Actualidad

Datos, Seguridad

Un estudio revela que el 87% de los españoles opina que las empresas son las más beneficiadas por la recopilación de datos personales, mientras que 4 de cada 5 entrevistados cree que su información es una propiedad con la que se podría negociar para obtener beneficios.

La privacidad de la información y el negocio que gira en torno a su uso son temas de gran actualidad, y los consumidores cada vez son más conscientes de que muchas empresas obtienen grandes dividendos gracias a los datos que recopilan. Con la entrada en vigor de la nueva ley GDPR, los usuarios empiezan a preguntarse si ellos también pueden obtener beneficios por la cesión de su información personal.

El último estudio de la GDMA (Global Alliance of Data-Driven Marketing Associations), realizado en 10 países, ha analizado la opinión y preocupaciones de los consumidores en torno a la recopilación de sus datos, su privacidad y los usos a los que se destinan. De él se desprende que los ciudadanos entienden mejor que antes la sociedad de la información en la que vivimos, en la que las empresas recopilan, almacenan, procesan e, incluso comercializan datos de todo tipo sobre su actividad en Internet, sus gustos y sus costumbres. Pero esta aceptación también conlleva un cambio de percepción en las personas, que cada vez son más conscientes del valor que su información personal aporta a muchas empresas y organizaciones.

En España, concretamente, se ha entrevistado a 1.054 individuos mayores de edad, y de sus respuestas ha quedado patente que la actitud de los consumidores ha cambiado en los últimos años. Actualmente sólo el 22% de los encuestados se encuentra dentro del perfil conservador, que desconfía de la cesión de datos personales. Corresponden a la franja de más edad, quienes menos aceptan la implantación de las nuevas tecnologías de información y comunicación, y los servicios online, que es de donde principalmente se obtienen los datos. Por su parte, el 59% de los encuestados lo acepta con un punto de vista práctico, y se plantea seriamente estudiar los beneficios que podrían obtener por dejar a las empresas que recojan, almacenen y utilicen sus datos personales. Esto podría ser mediante la obtención de servicios sin coste, o a través de mejoras en los servicios ya contratados. El 19% restante, que corresponde principalmente a la población más joven, se muestran indiferentes acerca de la recopilación de su información personal. La diferencia generacional aparece como un factor destacado en esta clasificación. Las personas mayores tienden a ser más conservadoras, mientras que los jóvenes se sienten más despreocupados.

Por otro lado, la privacidad de la información sí es un tema que preocupa a los ciudadanos. En general, el 81% de los encuestados siente bastante preocupación por la privacidad de sus datos, pero el 49% opina que la privacidad es un problema menor, siempre que no se produzcan abusos o se realice un uso fraudulento. El 92% considera que la privacidad es un derecho básico, un porcentaje que llega al 96% en la franja de 40-55 años. La población más joven, de nuevo, es la menos preocupada por este asunto, con un 78% de jóvenes que no lo consideran un problema.

Sobre la percepción del uso que se hace de la información, el 87% de los entrevistados piensa que las empresas son quienes más se benefician de la cesión de datos personales, mientras que sólo el 5% opina que son los usuarios quienes se llevan la mejor parte de este intercambio. Y sólo el 40% cree que obtiene un servicio mejor a cambio de proporcionar información a las empresas.

Pero 4 de cada 5 entrevistados consideran que sus datos personales son una propiedad con la que se podría negociar, y reclaman más control sobre la gran cantidad de datos que proporcionan. Y la mitad de los españoles siente que tiene poco o ningún control sobre la forma en que las empresas realizan intercambios con su información, cediéndola a terceros o utilizándola para fines diferentes a los estipulados en las condiciones de uso de sus servicios. Tampoco creen tener las herramientas necesarias para obligar a las compañías a que borren su información personal. Por eso, el 89% demanda un mayor control sobre los datos que recopilan las empresas, cómo se almacena y en qué medida y con quién se comparte o comercializa.

Los resultados de este estudio ponen de manifiesto que las empresas deberían adoptar estrategias inteligentes para convencer a los consumidores de que cedan su información, ya sea para un mejor servicio o a cambio de beneficios concretos. Además, la nueva ley protección de datos GDPR impone nuevas limitaciones a las empresas a la hora de almacenar, proteger y utilizar la información de sus clientes o usuarios, y estos ahora tienen más control sobre lo que comparten.

Más información

¿Cuál es el futuro del mercado de almacenamiento? ¿Qué tecnologías son las más adecuadas para las empresas? Si quieres obtener más información sobre un segmento en crecimiento puedes visitar las páginas de nuestros colaboradores: NetApp y Huawei.